banner ad

Persona Notable: Carla Valenzuela

Directora de Desarrollo de Negocios de Coastal Communities Hosptial
Por Silvia Ichar

Con una trayectoria intachable de más de 20 años en el área de la salud, con una determinación inquebrantable para asistir a la gente más vulnerable, se ha dedicado incansable, a educar a la comunidad latina del condado de Orange, a guiarla e introducirla a programas de salud para que pueda triunfar, saludable y más segura de sí misma, para poder retribuir a este generoso país, con su trabajo arduo, optimismo y energía, para beneficio de todos.

Durante su años de aprendizaje y trabajo impecable, transitó por el Central City Community Health Center donde proporcionó liderazgo y controló el funcionamiento de las clínicas de Los Angeles y de Anaheim en el Condado de Orange; en Tenet Health Systems, Inc. por más de nueve años como Administradora Asociada/Directora de Desarrollo de Negocios en el JFK Memorial Hospital, Rancho Springs Medical Center, Monterey Park Hospital, Suburban Medical Center, Garfield Medical Center y muchos otros centros de salud del sur de California.

Carla Valenzuela cuenta con una licenciatura en Ciencia de Administración de Servicios de Salud (Health Services Management), de la University de La Verne y es la Directora de Desarrollo de Negocios de COASTAL COMMUNITIES HOSPITAL en Santa Ana, California, desde agosto de 2007.

Carla Valenzuela es responsable de aplicar iniciativas estratégicas en el hospital, incluyendo el desarrollo de negocios, contratación de médicos, mercadeo, desarrollo de programas y relaciones de gobierno y de la comunidad.

Su vasto conocimiento y estilo innovador la han llevado a desarrollar e implementar nuevos programas, mejorando servicios existentes, formando alianzas estratégicas valiosas con la comunidad y empresas, brindando acceso a servicios de asistencia médica de calidad a la comunidad latina.

Activista comunitaria incansable, Carla Valenzuela ha participado en mesas directivas de varias organizaciones del sur de California: The AQMD Ethnic Advisory Council –Latino Caucus; Soroptimist International de Paramount; Ambassador de la City of Monterey Park Chamber of Commerce; Second Vice President del Monterey Park/Rosemead Soroptimist; Charter President de Whittier Optimist Club; Executive Director del Board of the Southwest Family YMCA; a Board member de Susan G. Komen Race for the Cure – Inland Empire Affiliated Chapter, Member de Southwest Riverside County Hispanic Chamber of Commerce, miembro del Rotary Club en Temecula, y the National Latina Business Women’s Association. Recientemente ha servido como miembro de la mesa directiva de Hispanic Outreach Taskforce (H.O.T); Co-Chairman en el Southern California Medical Group Community Clinics.

“Carla es una persona entusiasta con mucha energía que ama la vida. Tiene mucha conexión con la gente, todo tipo de gente. Ella está dedicada a  mejorar la vida de los demás”.

“Mi papá nació en Pilares de Nacozari, Estado de Sonora, luego su familia se radicó en Tecate, Baja California. Mi mamá es de Juarez, sus papás tenían un rancho con ganado, caballos y un gran huerto con frutas y verduras, venía de familia de rancheros. La mamá de mi abuelita era parte Mescalero Apache. Ella contaba que había nacido en una reservación india, en Morenci, Arizona y deseamos saber más sobre nuestras raíces americana-india”, dice Carla con profundo orgullo.

Sus padres, Carlos y Consuelo, se conocieron en Tecate. Un día una amiga de su madre la invitó a visitar a la familia Valenzuela en Tecate. Carlos la conoce ahí. Ella tenía novio ya y se iba a casar pronto pero su papá la siguió con insistencia. Después de cinco años de noviazgo, se casan en Juarez, la tierra de su madre, pero su familia ya estaba radicada en Los Angeles, se habían trasladado allí en busca de una mejor vida. Consuelo hablaba inglés perfectamente y trabajaba en la tienda May del centro de Los Angeles.

Los recién casados se trasladan y se radican en el Este de Los Angeles lugar en donde nace Carla. Sus padres compran su primer casita en Whittier. Su papá aconsejó a su hermano que también comprara la suya. “Lo que siempre recuerdo de mis papás es que trabajaban muy duro, mi mamá nos crió a nosotros, cinco hijos, mi papá trabajó en construcción y se jubiló después de 25 años de intensa labor”, dice Carla.

Su trabajo era agobiante pero pagaba relativamente bien, aunque a veces escaseaba y no entraba dinero para alimentar a su familia. “Nuestra casa tenía pocos muebles, desde pequeña supe que era difícil la vida, y veía a otros que tenían mucho más que nosotros.

Mi papá siempre nos decía que si queríamos trabajar con la pala el resto de nuestras vidas, no fuéramos a la escuela, pero si quisiéramos tener una vida más acomodada debíamos estudiar”, dice Carla.

Su padre deseaba ser médico así que con su primo se inscribió en un colegio para comenzar estudios de medicina pero su abuela se enfermó y tuvo que hacerse cargo él por ser el más allegado a ella. Se trasladó a Tecate en donde vivía y sus sueños se truncaron pero jamás dejó de recalcar a sus hijos el valor del estudio. Todos sus hijos siguieron su consejo. “Recuerdo una temporada que había llovido mucho, mi padre no tenía trabajo y tuvo que pedir estampillas para la comida”, dice Carla. A ella le daba mucha vergüenza todo esto, además vivían en un barrio mayormente americano, durante los 70. Algunos les preguntaban por qué tenían su piel tan oscura, por qué comían cerdo, los llamaban mexicanos con desprecio. Carla creció con muchas inseguridades y hasta no quería ir a la playa porque creía que ya estaba dema-siado oscura para tostarse más, nada positivo para un ser humano en formación pero todo eso la llevó a exigirse a estudiar muy duro, se juró y se prometió no olvidarse de sus raíces y excedió en sus estudios.

¿Cuántos hermanos tienes?

Somos cinco, yo soy la mayor, mi hermano tiene dos años menos que yo, se llama Carlos Valenzuela Jr., Adriana llega dos años después, luego viene Carmela y la más chica es Cristina. Mi hermano es ingeniero y está radicado en Newport Beach.

¿Cuál fue tu escuela primaria?

Aeolian Elementary School. Mi papá compró la casa cerca de la escuela y ahí es adonde fui, yo no sabía inglés, hablaba puro español hasta los cinco años, pero cuando entré a la escuela, casi de inmediato, aprendí inglés. Por eso cuando veo gente que viene de otro país que no sabe el idioma entiendo cómo se siente, uno tiene que aprender a la fuerza y asimilar la nueva cultura pronto.

¿Eras la responsable de cuidar a tus hermanos menores por ser la mayor?

Mi mamá se dedicaba todo el tiempo a nosotros, sólo cuando el dinero no alcanzaba trabajaba como asistente bilingüe en una escuela, también en el distrito escolar y a veces en un hospital del Este de Los Angels, PBX, de operadora, en el turno de la noche de 11 a las 7:00 de la mañana. Mi papá la llevaba y buscaba porque no manejaba y tampoco había para comprar otro carro.

Recuerda Carla divertida que cuando pequeños, sus hermanos y ella solían ir a Thrifty a comprar nieve, 5 centavos cada cono. Empezó a tocar el acordeón a los siete años y participó en muchos eventos, ganó varios trofeos hasta los 14 y al mismo tiempo fue parte de un ballet folklórico y estuvo allí hasta los 20 años. Sus dos hermanas bailaban profesionalmente, ella quiso aprender también y llegaron a bailar una temporada en la fonda con el Mariachi Los Camperos.

¿En qué escuela continúas?

Los Nietos Jr. High, ubicada en una área pobre de Whittier en donde habían muchos latinos; allí hice sólo la escuela media porque el ambiente era peligroso, habían muchas pandillas. Mis papás me mandaron a una escuela católica, Saint Paul High School de donde me gradué. Por el enorme sacrificio que ellos hicieron para poder enviarme a esa escuela me prometí no fallarles, estudié mucho y me gradué con puras A.

Cuando cursa la secundaria en Saint Paul le ofrecen continuar estudios en colegios codi ciados, excelentes, pero se siente insegura y no sabe mayormente el valor de la oferta que está recibiendo, mucho menos sus padres, así que opta por hacer lo que el resto de los estudiantes haría, escogió un colegio local cerca de Whittier, el Junior College Rio Hondo de donde logra su AA para luego ver lo que la vida le traería.

“A los 17 años tomé mi primer trabajo en el Whittier Presbiterian Intercommunity Hospital, en el departamento de archivos, y de ahí no salí nunca más del mundo de los hospitales. Trabajé por casi 17 años, luego ascendí a secretaria, a gerente, me fui por seis meses pero volví cuando me ofrecieron la posición de Consultora de Relaciones para Proveedores (Provider Relations Consultant), y Gerente de Salud (Manager Care)”, dice Carla.

Carla continúa superándose, trabaja ya en uno de los hospitales de Tenet Health Systems como directora y le ofrecen conti-nuar estudios en la universidad de La Verne. En esa época Carla se casa, tiene a su hija Gabby, asiste de noche a sus clases en La Verne, estudia, es esposa, madre y se recibe con honores.

¿Cuándo te casas?

En 1990 y muy pronto encargué a Gabby aunque no funcionó el matrimonio. Mi papá estaba enfermo del corazón y yo siempre quise que él tuviera un nieto o nieta, así que aceleré mi boda y le di una nieta a pesar de que yo debía seguir trabajando y estudiando. Pero resultó ser una preciosa hija, a la que mi papá pudo disfrutar por casi un año. Para mí eso fue muy importante. Mi papá no era muy demostrativo con su afecto, siempre muy firme, y esta niña lo cambió por completo. Siempre le compraba juguetes, leches, jugos, tenía un acopio para un año, compartieron cada instante juntos. Mis papás se habían divorciado muchos años atrás, pero cuando enfermó, mamá lo llevó a vivir a su casa y lo cuidó con dedicación hasta su último minuto. Si mi padre se hubiera recuperado me parecía que hubieran vuelto a vivir juntos. Me enternecía verlos juntos.

Carla ha vivido situaciones difíciles en su vida y está siempre dispuesta a ayudar a la gente que quiere progresar, lo hace con total entrega. Siempre ha escogido trabajos en donde puede impactar la vida de los demás. “En Coastal Communities Hospital, los pacientes son la razón por la cual estamos aquí, los retenemos con nuestro excelente servicio, y si ellos sienten que éste es su hospital comunitario, donde pueden traer con confianza a sus seres queridos porque saben que los vamos a ayudar, nos sentimos realizados”, dice satisfecha.

Carla Valenzuela llega a conocer más al condado de Orange cuando es la Directora Ejecutiva del Anaheim Memorial Hospital. “Me sorprendí encontrar en Anaheim, donde está Disneyland, el lugar más especial y feliz del mundo, tanta pobreza, tanta necesidad en su gente. Así que me propuse trabajar mucho más para aliviar en alguna medida a esa comunidad tan necesitada. Y eso mismo estamos haciendo en el Coastal Communities Hospital, en donde la mayo ría habla español, el 90% es monolingüe, pero al mismo tiempo hay otro tanto que habla inglés, vietnamita, y tenemos que servir a toda las comunidades que representamos.

Y, me es posible lograr todo esto, gracias a mi equipo efectivo de colaboradoras: Marcela Romero, Gloria Aguilar, Alma Tamayo, Raquel Luna, Anna Chau, Simin Makuie y Lorna Freeman, quienes trabajan sin descanso, con dedicación y entrega total para su comunidad.

Nuestro lema es asistir a todos los que necesiten servicios, y cuando no hay dinero para hacer un buen trabajo de mercadeo, trabajamos con organizaciones comunitarias del condado. Nuestro programa de obstetricia y ginecología ofrece todo lo que la mujer necesita, pruebas, estudios, cuidado prenatal, clases y transporte gratuitos, sólo deseamos que vengan a dar a luz aquí, al Coastal Communities Hospital.

Caridades Católicas es una de las organizaciones con la que trabajamos, se dan clases para que las parejas se mantengan unidas, para que puedan convivir en armonía. Y del 80% que se gradúa son de nuestras clases, y en los últimos dos años, tuvimos la asistencia más numero sa. Es sorprendente ver a los hombres al comienzo, muy indi ferentes, pero al final del curso cargan a sus hijos, colaboran con sus esposas y llevan la bolsa de pañales. Son como esponjas, tienen tanto hambre de aprender, y notamos una transformación preciosa en ellos. Gratifica vivenciar tantos milagros.

“El amor y la generosidad incondicionales que Carla ofrece genuinamente, han transformado la vida de muchas familias en nuestra comunidad. Su colaboración profesional y humana en el programa presentado por Caridades Católicas del Condado de Orange, cada viernes en el Coastal Communities Hospital, ha sido de vital importancia por el éxito que se ha logrado. Alrededor de 253 parejas latinas de bajos ingresos, esperando un bebé o con uno recién nacido, se han beneficiado no sólo por el entrenamiento que fortalece su relación como pareja y mejora sus relaciones interpersonales, sino además, por la extraordinaria hospitalidad de una mujer que se entrega más allá de lo que su posición como Direc tora le requiere. Con su maravi llosa personalidad y calidad humana Carla hace la diferencia en el desarrollo de una Comunidad Latina que se interesa cada vez más en mejorar!” -Luz de Lourdes Vela Community Outreach Coordinator -Catholic Charities of Orange County

El equipo trabaja también con Mother’s Nutrition, ellos dan los bouchers para alimentos para el bebé, tienen 57 tiendas a través de todo California. Y ya se está preparando para asistir también a la comunidad vietnamita, muchas familias van a los centros y hasta saludan en español.

¿Cuál es tu mensaje para la mujer latina?

Que tiene la fuerza e inteligencia para llegar a ser todo lo que se propone, y si no tiene dirección, ni alguien que la guíe, o creció con inseguridades, hay lugares como nuestro hospital, en donde damos charlas educativas y datos de organizaciones que están dispuestas a ayudarla. Yo tuve gente que creyó en mí y me dio la confianza en mí misma para llegar a ser la persona que soy hoy. Ser mejor no es fácil, es más trabajo y uno debe asumir muchas responsabilidades, pero es el único modo de lograr un nivel más alto, en donde se siente uno más contenta y realizada. Sólo hay que descubrir qué es lo que se quiere hacer, qué es lo que te llena, cuál es tu talento, tienes que buscarlo, y cuando lo encuentras, aprender más para perfeccionarlo y hasta hacer una profesión de ello.

A las que ya tienen hijos, les damos información sobre los recursos que tienen disponibles. Trabajamos también con organizaciones de adopción que se dedican a encontrar hogares bien constituidos que desean adoptar, con situación económica muy buena que les ofrecen a esos niños una buena familia y educación; muchas de esas jóvenes no quieren a esos niños porque no lo planearon y no están listas. Darlos en adopción sería la mejor solución para ellos pero nuestra cultura no acepta esa opción.

También trabajamos con la escuela Valley High School, con un programa para guiar a los estudiantes para que se interesen en carreras de su predilección, logren un certificado y puedan mantenerse antes de procrear niños irresponsa blemente. Pero cuando se habla con las mucha chas pareciera que la única carrera que tienen en mente es la de casarse y tener bebés. Dicen que es parte de la cultura latina pero yo tengo cuatro hermanas y ninguna tuvo a los 15 años un bebé, porque aspirábamos a ser más. Y lo peor es que algunas, no es lo que quieren hacer pero sienten que es lo que deben hacer, que es el único objetivo que tienen en su vida.

Algunas jovencitas que tuvieron sus bebés creen que el mundo se les acabó pero muchas otras aprovechan los recursos para seguir educándose y con mucho esfuerzo lo logran, cambian, persiguen sus títulos y solitas han progresado y mantienen a sus hijos y viven una vida productiva.

“Carla Valenzuela es una profesional muy especial, tiene gran conocimiento de negocios y un corazón inmenso para su comunidad, especialmente familias jóvenes en necesidad”.  Reverendo Lee de Leon – Presidente Templo Calvario CDC

¿Qué es lo que te gusta hacer?

Me gusta todo lo relacionado a la naturaleza, correr, caminar, escalar, disfruto actividades al aire libre, aprecio lo que tengo a mi alrededor. Disfruto también horas de quietud, leer, estar conmigo misma. Pero mi gran vocación es dar mi tiempo al que lo necesite, eso me llena el alma. Antes de casarme era voluntaria del “Good Samaritan”, íbamos a lugares en Baja California, no había aeropuerto, ahí llegábamos en un avioncito pequeño que aterrizaba sobre una pista de tierra, nos recogían camionetas para llevarnos al lugar en donde pasaríamos el fin de semana y en donde la gente necesitada vendría para recibir la ropa y demás cosas útiles que traíamos. Los pilotos, doctores y enfermeras no hablaban español, yo era la traductora y me preguntaba, ¿adónde está nuestra gente que no ayuda como voluntaria? Estar allí un fin de semana era una experiencia inolvidable.

Carla es un ser extremadamente generoso y su satisfacción más grande es trabajar sin descanso para mejorar a su comunidad necesitada e informar sobre las opciones disponibles que tienen. “A la sala de emergencia de este hospital vienen más de 2000 personas al mes, éste no es un hospital tan grande para tanta gente. Pero vienen porque no tienen un doctor o no saben adónde ir y aquí nosotros los enviamos a clínicas que no cobran, también se les informa sobre el programa de estampi-llas, creado para aquellos con bajos recursos, pero la gente latina no lo usa porque cree que los van a deportar, o que se les va a cobrar cuando atienden a sus hijos. Necesitan estar mejor informados y confiar en la gente que trabaja para ellos como noso tros acá en el Coastal Communities Hospital de Santa Ana. Llamen a Marcela Romero al 714.290-2664 para mayor información sobre las reuniones que ofrecemos sobre los programas existentes, llenado de aplicaciones para las estampillas para la comida, para que aprendan a cuidar a sus hijos y también a ustedes mismos porque deben estar sanos de mente y cuerpo para poder mantener a toda su familia saludable. Y un mensaje muy importante para la mujer hispana: tienes que cuidarse a tí mismas, tu trabajo con tu familia es de mucha responsabilidad y muy pesado y debes estar bien fuerte para ser el pilar de todos en tu hogar.

Carla Valenzuela vive en Whittier y pasa el mayor tiempo dedicándolo a la comunidad latina del condado de Orange.

Filed Under: Persona Notable

Tags:

About the Author: